19 octubre, 2021
Mascarilla inteligente Razer

Mascarilla inteligente, la propuesta de Razer para el mundo del mañana

A muchos nos parece que ha pasado un mundo, pero en realidad, no hace tanto. Hace poco más de un año la mascarilla no formaba parte de nuestro atuendo diario y disfrutar de las sonrisas de quienes nos rodean era, desde luego, más sencillo. La “nueva normalidad” nos ha cambiado por completo. Un cambio que, a tenor de la mascarilla inteligente de Razer, podría terminar siendo definitivo.

Una mascarilla inteligente que aporta y no limita

Desde que se instauró el uso de la mascarilla, las alternativas no han cesado de aparecer. En un primer momento vimos las opciones vintage de tela, pero no tardaron mucho en surgir las opciones tecnológicas. Y es que las mascarillas tradicionales o quirúrgicas, más allá de poder resultar molestas, introdujeron una barrera en entornos profesionales: no poder ver la boca de nuestros interlocutores entorpece la comunicación.

Con la idea de solventar ese inconveniente se echó mano de las pantallas y las primeras mascarillas transparentes. Un aporte muy interesante que, sin embargo, para los chicos de Razer solo fue un primer paso hacia la mascarilla inteligente. Si vamos a estar obligados a llevar una mascarilla durante la jornada, ¿por qué no hacerla lo más cómoda y funcional posible?

Algo parecido debieron pensar y, unos meses más tarde, tenemos la Project Hazel. Una mascarilla que no solo es transparente en su zona frontal, sino que también es cómoda, sostenible y reutilizable. Desde luego que la mascarilla inteligente de Razer no va a dejar indiferente a nadie, no solo por su diseño, sino también porque puede suponer una opción ideal si el uso de la mascarilla se continúa prolongando en el tiempo.  

El foco principal de esta Project Hazel se ha puesto en la seguridad, de forma que cuenta con certificación de filtrado de bacterias, al mismo tiempo que protege de salpicaduras. La mascarilla es capaz de filtrar hasta un 95% de las partículas transportadas en el aire. Y todo esto sin dejar de lado otros dos grandes ejes: promover la sociabilidad y limitar el impacto en la contaminación del planeta.

Nos olvidamos de que llevamos la mascarilla puesta

A primera vista, es complicado pensar que hablamos de un complemento poco intrusivo, es cierto. Sin embargo, esta mascarilla inteligente cuenta con un sistema de confort que permite adaptar las sujeciones a cada persona. Del mismo modo, el flujo de aire ha sido optimizado para que la respiración no nos moleste como sucede con las mascarillas convencionales.

Si además de ser lo suficientemente cómoda, contamos con un frontal transparente para ver las sonrisas y expresiones de los demás, pues es fácil pensar que llegue un punto en el que nos olvidemos de que la llevamos puesta. Siendo realistas, la situación actual no invita a pensar que, en pocos meses, vayamos a olvidarnos de las mascarillas. Así que, si vamos a tener que acostumbrarnos a algo, que sea lo más cómodo y funcional posible.

Teniendo en cuenta esa misma idea de que lo de las mascarillas va para largo, la creación de Razer también viene con un estuche esterilizador. Cuando el usuario no necesite de la mascarilla inteligente, podrá guardarla en su estuche y automáticamente se esterilizará gracias a un sistema de luz ultravioleta. Evidentemente, ser reutilizable la convierte en una opción óptima para cuidar del medio ambiente.

Para rizar el rizo y no dejar con la miel en los labios a sus fieles seguidores, Razer también ha incorporado en la mascarilla inteligente un sistema de iluminación RGB. Una característica más apetecible en los afterworks que en la oficina, pero todo será ponerla en práctica una vez que la Project Hazel comience a distribuirse y comercializarse (ya veremos a qué precio).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *