Situación política en Barcelona: ¿Peligra el MWC?

La convulsa situación política por la que atraviesa actualmente Barcelona está poniendo en jaque al sector empresarial. El cambio de sede social anunciado por grandes corporaciones demuestra la inestabilidad de la situación económica en la región, y eso no excluye ni mucho menos a las compañías y eventos del sector tecnológico.

La ciudad es bien conocida por organizar el Mobile World Congress, una reunión crucial en el mundo tecnológico que comenzó su celebración en la ciudad condal en el año 2006 y que ha evolucionado hasta albergar actos tan importantes como la presentación oficial del flagship LG G6. La pregunta ahora es ¿está en peligro el futuro del MWC en Barcelona?

La situación política condiciona a Barcelona

El hecho de que proliferen los rumores y aumente la preocupación es lógico, al fin y al cabo llevamos unos días en los que se acumulan los anuncios de empresas que deciden mover su sede social fuera de Cataluña. Dicen los expertos que el dinero huye de la incertidumbre, y en este caso parece que la situación sigue el ejemplo al pie de la letra.

La posible independencia de Cataluña pone en jaque el evento del Mobile World Congress porque no se sabe qué sucedería a nivel de aranceles, fronteras, economía y mercados. Preocupa sobre todo que el territorio deje de ser parte de la Unión Europea y el aumento de costos y cambios en logística que conllevaría.

Y más allá del nivel organizativo, también preocupa el posible descenso de visitantes que podría provocar la situación actual. Con un impacto de casi 500 millones en la economía, el MWC es un evento que depende en gran medida de la afluencia de público registrada, y todo el mundo sabe que el público no acude en masa a lugares en los que no se siente seguro.

Aún así, los responsables del evento han salido al paso de los rumores y han querido zanjar cualquier duda. La GSMA, ha confirmado que el MWC 2018 sigue adelante y se celebrará en Barcelona del 26 de febrero al 1 de marzo, tal y como estaba previsto. En elPeriódico han recogido estas afirmaciones, que se completan con el recordatorio de que el MWC tiene un contrato a largo plazo con Barcelona que se extendería hasta el año 2023.

A la espera de que se aclare la situación política

Las palabras pacificadores de la GSMA servirán para calmar los ánimos, aunque sólo por el momento. Los responsables del conglomerado también han destacado que siguen de cerca la actualidad y la situación política actual, de forma que lo que pueda suceder en el futuro será clave para la continuidad del evento.

En algunos medios incluso se habla de que en el contrato entre Barcelona y el MWC existe una cláusula ligada a la estabilidad política en la región, por lo que tampoco es de extrañar que la coletilla “de momento” siga presente en lo relacionado con todo este asunto.

(Visited 46 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *