San Bernardino y la escurridiza actitud del FBI

Tenemos nuevo capítulo para la historia de nunca acabar en la que se ha convertido el episodio del FBI con el iPhone de San Bernardino. No son pocos los medios estadounidenses que presionan al estamento para que haga públicos los métodos y/o herramientas empleados para acceder al móvil del terrorista, pero nuevamente se han dado de bruces con la realidad.

Y es que si The Associated Press, USA Today y Vice News pretendían que un tribunal accediera a su petición y obligara a los responsables del FBI, ahora una jueza ha denegado la petición. Según indican en Engagdet, la jueza Tanya Chutkan ha basado su denegación en el riesgo que correrían la identidad del vendedor y el precio pagado de ser revelados públicamente.

El interminable caso de San Bernardino

Los medios de prensa han tratado de utilizar la baza del despedido director del FBI James Comey, ya que al parecer fue éste quien estuvo al cargo de la adquisición de la herramienta y los servicios empleados para el smartphone, pero nuevamente la jueza ha dicho que la información no es suficiente para obligar a desvelar el secreto.

Señalando palabras textuales, Chutkan ha dicho este pasado 30 de septiembre que desvelar los datos “podría desbaratar los esfuerzos futuros del FBI para proteger la seguridad nacional”. Habrá que confiar en la palabra de la jueza, puesto que aquí ya sabemos que el FBI es capaz de cubrirse de gloria con su juego sobre el extremismo.

Más allá de esta guerra dialéctica y de la batalla legal se esconde una cuestión que cada vez comienza a preocupar a más usuarios de terminales móviles. Nos estamos refiriendo a la privacidad de los datos de los usuarios, un tema que estuvo en el candelero con la detención del terrorista de San Bernardino y la obtención de los datos de su iPhone, pero que quizás ahora ha pasado a un segundo plano.

Lo que persiguen los medios de comunicación estadounidenses es que el FBI facilite toda la información posible para conocer hasta qué punto nuestros datos y privacidad están expuestos a la hora de que un cuerpo o agencia de seguridad decida que debe acceder a ellos o no.

La privacidad en entredicho

Con un modelo de utilización en el que los usuarios cada vez confiamos más en la nube y cada vez disponemos de más datos en versión digital, se convierte en crucial esa idea de ser conscientes del nivel de privacidad con el que podemos contar. Hay dos vertientes en este asunto, el factor tecnológico y las posibilidades que permite, y el factor legislativo y las obligaciones que impone.

De momento parece que el FBI se seguirá saliendo con la suya en este asunto, una idea que no gusta demasiado a los amantes de la libertad y quienes piensan que todos tenemos derecho a salvaguardar nuestra intimidad. Seguramente la historia del iPhone de San Bernardino siga dándonos más capítulos para hablar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email
Facebook
Google+
http://proyectogadget.com/san-bernardino-actitud-fbi