PlayStation 5, ¿la consola más cara de la historia?

Hace no demasiado tiempo, un reconocido eslogan publicitario decía que “la potencia sin control no sirve de nada”. A la vista de los acontecimientos, bien podríamos decir que la mentalidad actual es bien diferente. En el mercado actual se busca poder ofrecer el smartphone más potente, el procesor más potente o, en el terreno de los videojuegos, la consola más potente. Este es el objetivo que persigue Sony con su PlayStation 5, pero, ¿cuál puede ser el coste de alcanzar esa potencia?

Los componentes de PlayStation 5 son caros

En las últimas horas están viendo la luz diferentes informaciones en torno a la futura consola de Sony y su hipotético alto precio. Para ser más concretos, se está rumoreando que podríamos estar ante la consola más cara de la historia, pero ¿por qué? Bueno, la ecuación es sencilla, ya que se han filtrado los posibles componentes de la consola y, haciendo un cálculo aproximado, obtenemos un precio de coste de fabricación bastante elevado.

Te interesará: Fuertes rumores de que Sony estaría preparando una PlayStation 4.5

El precio de coste es una característica primordial en cualquier gadget. Ya hablemos de empresas reconocidas o de nueva aparición, el precio de coste influye inevitablemente sobre el precio final de mercado. Se está rumoreando que el precio de coste de la próxima consola de Sony se situaría en torno a los 450 dólares, por lo que, si pensamos en los añadidos de distribución, marketing, … es fácil imaginar un precio final de venta de, como mínimo, 700 dólares.

Alto precio para la PlayStation 5

Evidentemente, esto son solo elucubraciones. Ya sabemos que siempre está la dichosa ‘conversión’ de dólares a euros que encarece los terminales al llegar a Europa, otras tasas y conceptos como el valor añadido/diseño, … (aunque esto es más especialidad de Apple). Lo importante ahora es esperar la confirmación de ese elevado precio de fabricación, que nos llevaría irremediablemente a hablar de la consola más cara de la historia.

¿Por qué ese alto coste de fabricación para la PlayStation 5?

Está claro que los principales «culpables» del alto coste de fabricación de la PlayStation 5 son sus componentes internos. Gracias a la información que hemos conocido hasta ahora, podemos destacar la incorporación de un procesador AMD Ryzen de tercera generación, un componente que aumentará notablemente el rendimiento y posibilidades de la consola.

Del mismo modo, también podemos esperar un aumento de coste y prestaciones en lo relativo a la tarjeta gráfica. Las informaciones apuntan hacia la incorporación de una GPU basada en la tecnología Radeon Navi, también de AMD. Este paso hacia delante se dejará notar en la experiencia de juego, ya que la nueva tarjeta gráfica será capaz de trabajar con el famoso ray tracing que tanto está dando que hablar en los últimos tiempos.

A priori, podemos pensar que el resto de componentes de la PlayStation 5 también aportarán su granito de arena a encarecer el precio de fabricación. Ya no solo hablamos de características como llevar los juegos de PS4 al PC o hacer la consola retrocompatible, sino de la incorporación de hardware al nivel de las nuevas CPU y GPU.

La estrategia de vender con pérdidas

Es fácil entender por qué la noticia ha sentado como un jarro de agua fría a los fans de Sony. 7 años de espera tras la llegada de la PlayStation 4 dan ganas de renovación a cualquiera, pero si el avance también conlleva una imponente subida de precio… Sea como fuere, ya se sabe que la esperanza es lo último que se pierde y es bueno saber que ya hay quien (Bloomberg) habla de una posible estrategia para vender la PlayStation 5 a pérdidas.

Es una estrategia comercial bien conocida, pero no por ello menos efectiva. Sony podría estar dispuesta a vender su nueva consola por un precio que no le reporte beneficios. Es más, incluso la compañía japonesa podría aceptar perder algo de dinero con la venta de cada unidad. La compensación vendría por las compras en videojuegos, servicios online y resto de añadidos que los usuarios hiciesen en el futuro. De esta forma, si la consola se vende a pérdidas, estas quedarían cubiertas por los beneficios generados a posteriori.

Sin embargo, lo más importante de esta estrategia es que, de adoptarse, el precio de la PlayStation 5 no sería un problema para competir con Xbox. Microsoft está jugando fuerte en el terreno de las consolas y cada usuario que se decante por PlayStation 5 en lugar de por Xbox, puede contarse por una victoria amortizable durante un buen par de años.

(Visited 380 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *