Coches eléctricos y baterías de recarga más rápida ¿es posible?

Las baterías de iones de litio han mejorado enormemente en la última media década, pero siguen sin alcanzar la eficiencia deseada por los especialistas. Uno de los terrenos donde más lagunas encuentran es el de los coches eléctricos, ya que la carga tarda demasiado tiempo y los sitúa en una posición difícil frente a los coches tradicionales para la conducción en carretera.

Pero la cosa puede cambiar porque investigadores de la Universidad de Warwick han descubierto que no necesitamos dedicarle tanto tiempo a la recarga de dichas baterías. Estos investigadores han desarrollado un nuevo tipo de sensor que mide las temperaturas internas de la batería, lo que les ha llevado a descubrir que podríamos recargarlas hasta cinco veces más rápido si evitamos su sobrecalentamiento.

Optimizar las baterías de los coches eléctricos

La sobrecarga de un ánodo de batería de iones de litio puede llevar a la acumulación de litio, que puede romperse a través del separador de la batería, crear un cortocircuito y causar una falla catastrófica. Esto puede causar que el electrolito emita gases y literalmente haga estallar la batería, por lo que los fabricantes imponen límites estrictos de carga para evitarlo.

Esos límites se basan en temperaturas internas difíciles de medir, sin embargo, aquí es donde entra en juego el hallazgo al que nos referimos. Se trata de un sensor de fibra óptica, protegido por una capa química que puede ser insertado directamente en una célula de iones de litio para proporcionar mediciones térmicas de alta precisión sin afectar su rendimiento.

La conclusión de las probaturas nos lleva a pensar, tal y como corroboran en Engadget, que se podría recargar mucho más rápidamente la batería de los coches eléctricos mediante la medición y control de su temperatura. Un hallazgo que mejoraría la esperanza de vida de este tipo de baterías en el mercado y seguramente retrasaría la incorporación de otras propuestas como la nueva batería apoyada por el padre del ion de litio.

El equipo de investigación ha probado el sensor en células de iones de litio 18650 estándar, utilizadas en los Model S y X de Tesla, entre otros coches eléctricos. Descubrieron que pueden ser recargadas hasta cinco veces más rápido de lo que se pensaba, sin provocar daños. Tales velocidades reducirían la vida útil de la batería, pero conociendo que Tesla mejora la capacidad y rendimiento de sus baterías, esa pérdida de vida útil podría estar compensada.

Coches eléctricos

El futuro de los coches eléctricos

Aún queda trabajo por hacer. Y es que si la investigación ha logrado demostrar que las células de iones de litio pueden soportar temperaturas más altas, no es menos cierto que los coches eléctricos y los sistemas de carga tendrían que tener perfiles/límites ajustados con precisión para prevenir problemas.

Tampoco está claro cómo los fabricantes de baterías instalarían los sensores en las celdas de sus baterías. En cualquier caso, el avance es muy prometedor de cara a contar con velocidades de carga mucho más rápidas en un futuro próximo. Incluso si las capacidades de la batería se mantuvieran iguales, la carga en 5 minutos en lugar de 25 podría captar el interés de muchos conductores hacia el lado de los eléctricos.

(Visited 152 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *