Noticias de Gadgets, Tecnología y Lifestyle

Científicos consiguen que monos controlen silla de ruedas con sus pensamientos

Que la realidad supera en muchas ocasiones a la ficción es ya un hecho más que una teoría. Y prueba de ello es la noticia que nos ocupa. El diario Scientific Reports ha publicado como unos científicos de la Universidad de Duke han creado una silla de ruedas que estaría controlada exclusivamente mediante los pensamientos de su usuario. Un usuario que en este caso son dos monos de laboratorio.

La creación de estos científicos se basa en una máquina que se les implanta en el cerebro a los monos y que consigue traducir sus pensamientos en órdenes de movimiento para la silla. Aunque este logro no es pionero, sí que se trata de la primera ocasión en la que el lag existente entre los pensamientos y el movimiento producido es muy reducido, por lo que se puede producir el movimiento continuado de una manera más fluida.

Implante wireless para monos

                                                         El experimento de control cerebral

Similar al movimiento humano

El Doctor Miguel Nicolelis, uno de los orgullosos padres de la creación ha declarado a los medios que su búsqueda se basa en “proporcionar algo muy parecido al movimiento humano a quienes están completamente paralizados”, y cómo decimos su logro es factible gracias a que “se puede controlar cada movimiento constantemente”.

Una vez que los científicos consiguieron implantar su máquina wireless en el cerebro de los monos, el siguiente paso consistió en pasearlos en la silla de ruedas mientras monitorizaban las ondas creadas por sus cerebros. De esta manera consiguieron crear un algoritmo para poder controlar la silla a distancia. Finalmente los sujetos de laboratorio consiguieron controlar la silla a distancia.

Implante cerebral wireless

                                                 Las ondas cerebrales son la clave del invento

 

Según los científicos, la adaptación de los monos para entender que mediante sus pensamientos podían controlar la silla tardó menos de un día en obtener éxito. Los especímenes consiguieron controlar la silla para acercarles hasta un bol lleno de fruta.

Como muchos os estaréis imaginando, el objetivo final de este experimento es trasladarlo a humanos y conseguir así mejorar las condiciones de vida de aquellos que se han visto privados de movimiento. Es un gran avance, desde luego, aunque antes tendrán que lidiar con unos cuantos problemas pendientes, como por ejemplo el hecho de que la batería de su creación tan sólo aguante dos horas por ahora.

Hay 1 Comentario

Agregar un comentario
  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2015 Frontier Theme